La detención policial

Voy a empezar el blog, como suele empezar la mayor parte de los procedimientos penales, con la detención policial.

La detención es en nuestro Derecho, básicamente fáctica, impidiendo la deambulación; no siendo equiparable a la presencia física de una persona por el tiempo estrictamente necesario para practicar una diligencia policial. Se trata de una Medida Cautelar de naturaleza personal y priovisionalísima, que puede adoptar la Autoridad Judicial, Policial e incluso los particulares consistente en la limitación del derecho a la libertad del imputado con el objeto esencial de :

 a) Bien ponerlo a disposición de la Autoridad Judicial.

b) bien si se encuentra ya en dicha situación de resolver sobre la misma restableciendo dicho derecho o adoptando una medida cautelar menos interina.

  Aptitud para Detener: Art. 490 LECrim.

  Cualquier persona puede detener:

  a) Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo.

b) Al delincuente in fraganti.

c) Al que se fugare de Establecimiento Penitenciario en el que se hallare cumpliendo condena.

   d) Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslado al  Establecimiento Penitenciario o lugar en que deba cumplir condena impuesta por sentencia firme.

e) Al que se fugare al ser conducido al Establecimiento mencionado en el número anterior.

f) Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente.

g) Al Procesado o Condenado que estuviera en Rebeldía.

  Además, la Autoridad Judicial o Agente de la Policía Judicial tendrán la obligación de detener a cualquiera que se halle en alguno de los casos del art. 490 LECrim; al que estuviera procesado por delito que tenga señalada en el Código Penal, pena superior a la de prisión, al procesado por delito al que está señalada pena inferior, si sus antecedentes o circunstancias del hecho hicieren presumir que no comparecerá cuando fuere llamado por la Autoridad Judicial.

 Duración de la Detención.

  La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos. Dentro de los plazos establecidos en la presente Ley y, en todo caso, en el plazo máximo de 72 horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la Autoridad Judicial. Art. 520 LECrim.

 Pasadas las 72 horas desde la Detención, la Policía puede :

  a) Dejar en libertad sin cargos.

  b) Dejar en libertad pendiente de ser llamado por el Juez: que es una situación de libertad con cargos.

 c) Directamente ponerle a disposición de la Autoridad Judicial: ¿ante que Juez pasa ? : ante al Juez de Instrucción de Guardia, que puede adoptar alguna de esta medidas:

 1) Dejar en libertad sin cargos.

2) Dejar en libertad pendiente de Juicio.

3) Prisión Preventiva o provisional porque el delito es grave o las sospechas fundadas.

 

 

Se procederá a la lectura de derechos y después:

1.-  SE PRACTICA UNA DILIGENCIA DE CACHEO Y REGISTRO A FONDO. Si el detenido porta efectos personales estos se depositan, si lleva dinero se ingresa en la cuenta judicial del Banco BBVA.

2.- SE PRODUCIRÁ LA RESEÑA DACTILAR : datos de identificación. Se manda al Gabinete de Identificación (sección de la Policía Científica). Después de la Declaración ante la Policía  bajará al Calabozo. Si pasa a disposición Judicial, sobre las 22:00 horas llega el Furgón de la Policía que les dirige a la Inspección Central de Guardia, donde se les hace una reseña de entrada y pasan la noche, por la mañana les dirigen a los Juzgados.

3.-  EXCEPCIONES: Respecto de los detenidos por pertenencia a Banda Armada o grupos Rebeldes: la detención puede durar hasta 5 días, el Juez puede ordenar que sean incomunicados y que sólo tiene derecho a un Abogado de oficio, no a uno de su elección (en asistencia al detenido; pero en Juicio puede designar Letrado).

 4.-  EL PASO A DISPOSICIÓN JUDICIAL: se producirá al día siguiente, dependiendo de la hora en que fue detenido. Partimos la defensa desde los hechos declarados en Comisaría. Cuando llegue al Juez, le puede dejar en libertad sin cargos, en libertad pendiente de ser llamado por el Juez o bien decretar la prisión preventiva. Se le conmina a designar Procurador o se le designa uno de oficio.

 5.-  COMPARECENCIA: Salvo que el Juez decrete la libertad provisional sin fianza, convocará en Audiencia en 72 horas, al Ministerio Fiscal, demás partes personadas y al imputado, que deberá estar asistido de Letrado por él elegido o designado de oficio. El MF y el imputado, asistido de su letrado, tendrán obligación de comparecer.

En esta Audiencia, podrán proponer medios de prueba que puedan practicarse en el acto o dentro de las 24 horas siguientes, sin rebasar en ningún caso las 72 horas indicadas. Practicada la prueba se dará la palabra a las partes, y el MF y la parte acusadora podrán solicitar la prisión preventiva y el Juez decretarla si lo estima procedente. Si ninguna de las partes lo instase, el Juez necesariamente decretará la cesación de la detención e inmediata puesta en libertad del imputado.

Si por cualquier razón la comparecencia no pudiera celebrarse, el Juez acordará la prisión o libertad provisional, si concurrieren los presupuestos y estimare riesgo de fuga ( pero deberá convocarla nuevamente dentro de las 72 horas siguientes, adoptando las medidas disciplinarias a que hubiere lugar en relación con la causa de no celebración de la comparecencia). Contra las resoluciones que dicten sobre la procedencia o no de la libertad provisional cabrá recurso de Apelación ante la Audiencia Provincial.

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *