Naranjas, limones y mandarinas ecológicas para prevenir los constipados vernales

 

¿Constipado? ¿No estamos en primavera? Puesto que exactamente de ahí que charlamos de constipado. Comienza a hacer calor, nos confiamos, salimos poco abrigados… y claro, la garganta padece y podemos coger un constipado. Para evitarlo, igual que sucede en invierno, la vitamina C de los cítricos ecológicos es esencial. Acá tenéis ciertos antídotos contra los constipados vernales con cítricos ecológicos que os van a ayudar a prevenir… y a sanar.

 

Infusiones para ayudarte

Una infusión de jengibre con medio vaso de jugo de limón ecológico exprimido nos calma la garganta irritada y los primeros síntomas del constipado. Calentita ya antes de dormir y por la mañana siguiente como nuevos.

 

El tradicional jugo de limón ecológico con una cucharadita de miel nos reconfortará en el caso de que la irritación vaya acompañada con un tanto de inflamación provocada por enfriamientos propios de estas datas. Para prepararlo se diluye la miel en medio vaso de agua caliente y ahora se le agrega el jugo de limón ecológico.

 

Un vaso de jugo de naranjas o mandarinas ecológicas con una cucharadita de pimienta por la mañana nos va a ayudar a fortalecer el cuerpo frente a los posibles constipados. Además de esto resguarda nuestro cuerpo merced a los antioxidantes.

 

Una infusión de té con pomelo y limón ecológico por la mañana va a hacer que desaparezca esa sensación de embotamiento que antecede a los constipados. Calma los síntomas y si tomamos suficiente vitamina C (y no salimos en manga corta por las mañanas) lograremos vencer a esos temidos constipados vernales.

Propiedades saludables de las hojas de las naranjas

Los vanguardistas de las explotaciones modernas de los naranjos ecológicos intuyeron que tanta frondosidad debía aportar energía y salud. En verdad, era un cultivo marginal, mas valioso por sus aplicaciones medicinales.

La observación, les hizo relacionar las plantaciones con la transformación en un tiempo y un espacio más saludable: “una indiscutible repercusión que ha debido y debe reportar a la salud pública”.

De este modo,  consideraban la presencia de naranjas ecológicas un “benéfico influjo” capaz de transformar una zona “muy insalubre” en “una de las más sanas”. E inclusive se le atribuían poderes para distanciar pestes y cóleras y epidemias, normalmente, por que “oxigenan y aromatizan” los vientos sus hojas.

Usos de las hojas de los cítricos

 

Las hojas de naranjo ecológico se consideraban antiespasmódicas, antibiliosas y sedantes. Hervidas, la medicina popular empleaba como tisanas para facilitar la orina, sosegar ansiedades y nervios y contra los dolores inquietos, males de estómago, las jaquecas, las histerias, los costipados y la tos.

Se le atribuían efectos tranquilizantes y, por esta razón, se empleaban para aliviar, serenar, tranquilizar los ánimos, aconsejándose en estados de sofocación. Aligeraban el insomnio y para dormir toda la noche con calma se recomendaba una mezcla de hojas de naranjo ecológico con manzanilla.

Además las hojas de naranjas eco puestas entre la ropa dan buen fragancia y la defienden de la polilla. Se pensaba que espantaban los malos espíritus y que daban buena suerte y ventura. Se las creía dotadas de poderes mágicos.

A fin de que tuviesen efecto mayor, se preferían las hojas de naranjos ecológicos agrios y amargos, más que los dulces. Se las creía más aromatizadas y medicinalmente más eficientes.

Exactamente el mismo follaje, al mecerse en el viento, lo purificarían con “balsámicos efluvios” logrando  “un entorno más puro y saludable” y una “atmósfera sana y también higiénica”