Todo sobre el insomnio infantil

La mayoría de las personas piensa que el insomnio es un problema que ataca exclusivamente a los adultos. De hecho, hay estudios que han demostrado que los padres suelen no tomar en serio la cantidad e intensidad de las preocupaciones que pueden tener sus hijos. Y es que la infancia suele verse como un periodo mágico, donde no debe existir ningún problema. Sin embargo, la realidad es que los niños tienen sus propias preocupaciones y problemas y a consecuencia, pueden sufrir insomnio al igual que una persona adulta.

insomnio infantil

A partir de los seis meses, se diagnostica que un niño sufre insomnio si necesita más de 45 minutos para quedarse dormido y esto sucede, por lo menos, 2 veces a la semana.  También puede diagnosticarse insomnio si se despierta durante la noche, por lo menos una vez a la semana y luego no logra volverse a dormir.

Tipos de insomnio infantil

Insomnio por hábitos incorrectos: Es bastante frecuente en niños pequeños, de menos de cinco años, y es producido por malos hábitos de sueño. De hecho, es bastante común en los casos de sobreprotección y contradicción en las normas. Por lo general, obedece a que los padres no establecen horarios para el sueño, sino que tienden a consentir demasiado al niño, el cualtermina por no desarrollar hábitos de sueño adecuados, costándole dormir por las noches.

Insomnio psicológico: Esta clase de insomnio aparece en determinada etapa del desarrollo del niño y suele ser signo de otro problema.  Las dificultades para dormir pueden obedecer a cambios en la vida del pequeño que le generan preocupación y ansiedad, como comenzar el colegio, la pérdida de un ser querido, el acoso escolar o la llegada de un hermanito.  También puede ser generado por problemas familiares o escolares.

Insomnio psicofisiológico: A la hora de dormir, el niño está expuesto a estímulos que le generan cierto grado de estrés o ansiedad, sensaciones estas que termina somatizando mediantela tensión muscular, la cual le impide descansar y conciliar el sueño.

Insomnio por alergia alimentaria: Se trata de un trastorno menos frecuente,   donde la causa del insomnio puede obedecer a una alergia a determinado alimento, que casi siempre es la leche de vaca. En estos casos,  se reduce considerablemente el tiempo de sueño, pero una vez que se suspende el suministro del alimento, el sueño vuelve a la normalidad en cuestión de pocas semanas.

Si eres de las madres que prefieren otras alternativas antes que los medicamentos y tus hijos padecen de insomnio infantil,  combátelo con estos 4 remedios naturales:

1.-Suministrarla cena dos horas antes de ir a dormir: Es un error que los niños cenen o coman algo antes de dormir, sin dar tiempo a que se complete la digestión. Es muy importante modificar este hábito, ya que lo ideal es que cenen algo ligero con suficiente antelación para que la digestión se realice en su totalidad y evitar así interrupciones de sueño.

2.-Evitar el uso de dispositivos: Para garantizarle a los niños una buena calidad de sueño y un mejor descanso, lo mejor es evitar el uso de tabletas, celulares, juegos de video o televisores pocas horas antes de que vayan a dormir.   Varios estudios han demostradola relación entre el uso de estos dispositivos electrónicos y los problemas de sueño.

3.-Tomar un baño relajante: Un baño con agua tibia y algunos aceites esenciales con propiedades relajantes pueden ayudar a que el niño concilie mejor el sueño.

4.-Infusiones: Ciertas infusiones pueden mejorar la calidad de sueño. Algunas tienen propiedades relajantes que contribuyen a un mejor descanso y a prevenir problemas de insomnio. Entre estas infusiones encontramos: la manzanilla, la menta, la pasiflora, la tila, la melisa, la hierbaluisa, el tomillo, entre otras. Poner a hervir una taza de agua y agregarle algunas hojas o flores de la planta que se escoja, dejar reposar 5 minutos y suministrar al niño 20 o 30 minutos antes de dormir.

Consecuencias del insomnio infantil

Cuando el insomnio comienza a una edad temprana, las consecuencias para la salud física y psicológica pueden ser todavía más graves que cuando aparece en la adultez.  Es por ello que, si el insomnio persiste, es conveniente llevar al niño a un psicólogo.  Un niño que a los cinco años no duerma bien, desarrollará mayores probabilidades de sufrir de insomnio durante su vida adulta.

Fuente: Porque se