Mejorando nuestro dialogo interno con positivismo

¿Quién dijo el refrán: Palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me harán daño? Las palabras hieren. Y se vuelven especialmente dolorosas cuando esas palabras vienen ¡de nosotros mismos!. Palos y piedras quizá romperán tus huesos, pero el diálogo interno negativo te destruirá.

Así que éstas son las tres herramientas principales para tener un mejor diálogo interno:

1. Deshazte del Tengo que y del Debería.

Esas cosas que tienes que conseguir hacer son parte de una mente hábito saboteador que hemos creado para nosotros mismos. La realidad es que una gran cantidad de lo que hacemos no lo tenemos que hacer, o, si lo hacemos, no tiene por que ocurrir en ese mismo momento. El uso de palabras como tener que y debería son palabras que nos llenan de culpa y ansiedad. Muchas personas no soportan el sentimiento de culpabilidad, así que para evitar los sentimientos de culpa, satisfacemos los tengo que en nuestras vidas antes de satisfacernos a nosotros mismos.

A muchas mujeres a menudo les ocurre: no se consideran a ellas mismas como un tener o deber en sus propias vidas, por lo que todo lo demás está trabajado y cumplido, excepto ellas. A pesar de la creencia popular, la ropa o la casa no TIENE QUE limpiarse los fines de semana. Fin de semana es una palabra compuesta. Fin-de-semana. Tu semana ha terminado. Aprovecha ese tiempo para alejarte de los debería y los tener que en tu vida, y haz las cosas que realmente te gustaría hacer en la vida.

2. Deja de decirte a ti mismo/a que todo tiene que ser perfecto.

La perfección es subjetiva. Es por eso que nunca debes intentar ser perfecto para cualquier persona o cualquier cosa. Si te pasas la vida tratando de ser perfecto para alguien más, es posible que nunca te sientas perfecto para ti mismo.

Pensar que tienes que ser perfecto en todo no sólo es un obstáculo para tus objetivos en la vida, sino que ya has comprado boletos para el fracaso. No gastes tu vida tratando de ser algo que no existe. Buscando la perfección, tu mente y tu cuerpo van a ir por una de estas dos vías:

1) Los dos hacia abajo completamente. Tu mente y tu cuerpo son inteligentes. Si te fijas una meta en algo que no se puede alcanzar, ¿por qué intentarlo? Tu mente y tu cuerpo no desperdiciarán el tiempo y energía tratando de luchar por algo que es inalcanzable. Así, la mente encontrará excusas y el cuerpo le apoyará.

2) Intentarás llegar a tus metas con la perfección en mente, y luego fallarás (porque la perfección no existe). Este patrón de intento y fracaso continuos disminuye nuestra autoestima y a veces nuestro deseo de establecer más metas.

En lugar de perfeccionismo, trabaja hacia la autorrealización. La auto-realización significa desarrollar todo tu potencial. Siempre estarás en la mentalidad de crecimiento y desarrollo de ti mismo.

3. Reconocer que la vida no sólo es Blanco o Negro.

Lo entiendo-no tienes tiempo. Yo tampoco. Pero la realidad es que los dos estamos pensando en blanco y negro en estos momentos. Hacer ejercicio no significa ir al gimnasio una hora o cero minutos (todo o nada). Hacer ejercicio 10 minutos en la cocina con una aplicación de móvil sigue siendo algún tipo de ejercicio. También cuenta.

¡No te olvides de compartir la entrada si te ha gustado y te ha ayudado a conocerte mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *