La lana de oveja ya no sirve para ropa: ahora es abono para la tierra

El escaso valor de la lana en la industria textil lo lleva ahora a transformarse en abono

La lana de las ovejas alavesas ya no sirve para hacer ropa o para rellenar almohadas y colchones. Los tiempos cambian y la aparición de otras fibras sintéticas han arrinconado a esta materia prima, que se produce por toneladas en Álava.

La lana, de hecho, se ha convertido en un problema para las explotaciones ganaderas: este “subproducto” ya no es rentable. Lo que antes se vendía para obtener algún ingreso adicional es hoy un residuo. Además la lana de oveja latxa es de peor calidad que la merina. Se había convertido por tanto en un problema para las explotaciones, que deben esquilar cada primavera a sus animales. Así que en los últimos años se ha experimentado con un uso alternativo para darle salida: su conversión en abono.

La asociación Agorala y la cooperativa Abere trabajan desde hace unos años en un proyecto piloto en Álava. Las explotaciones ganaderas mezclan el estiércol del ganado con la lana, para que ésta se descomponga. Así se genera un compost o fertilizante que se utiliza posteriormente en la agricultura.

El Diputado de Agricultura, Eduardo Aguinaco, ha explicado que el problema surgió a partir de 2017, cuando Rusia empezó a rechazar la lana que antes Euskadi exportaba allí. Se acumularon en Álava 157 toneladas de lana por parte de 106 ganaderos (en Álava hay unas 25.000 ovejas), que la Diputación tuvo que gestionar.

Ahí surgió esta propuesta, que empezó con 6 explotaciones como un proyecto piloto. “Querían saber el comportamiento de la lana para hacer compost, a partir del estiércol. Es decir, incorporar la lana al estiércol para el compostaje, dentro de los residuos gestionados por la explotación en sí misma”, asegura Eduardo Aginaco.

El proyecto fue un éxito y se está extendiendo a todas las explotaciones que ya están dentro de la red de compostaje (son la mayoría): “Consiste en mezclar y voltear, y que vaya madurando el estiércol”.

Aginaco cree además que esta reconversión “encaja con la próxima reforma de la PAC, que pretende identificar y desarrollar un sector agrícola inteligente e innovador”.

Fuente: gasteizhoy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.