Formidables relojes Hublot Big Bang-2

En este artículo os traigo la segunda parte de los formidables relojes hublot big bang, como se podrá apreciar son mis favoritos y es que son realmente preciosos, bueno vamos al grano con la segunda parte de los mismos.

Según palabras de Jean-Claude Biver, el desarrollo del reloj Hublot Big Bang es el compendio de la investigación en nuevos materiales y nuevas tecnologías, como por ejemplo, los mecanismos que estamos preparando hechos de titanio, aluminio y cerámica blanca y negra. El Big Bang evoca inmediatamente la idea de Fusión que también afectará a todas las otras líneas de productos de Hublot. Lejos del ocultismo que se puede temer en los productos más tradicionales de Hublot, la inmediata aceptación del Big Bang ha tenido de hecho el efecto contrario. Ha “arrastrado” al resto de la oferta relojera de la marca y resulta bastante evidente el efecto positivo del Big Bang en el aumento de los otros productos de la magnífica colección Hublot. Además de las ventas el efecto Big Bang, la colección tradicional ha sido formalmente reconstruida en el mismo espíritu. Las cajas han tomado una apariencia más “robusta”, los materiales, el color y el tamaño de los tornillos vistos en la corona, y se han propuesto nuevos tamaños ( 44 mm, 41mm).  Además como se puede ver en el artículo de esta revista están de rabiosa actulidad y son tendencia de moda.


Pero, para ser exactos, debemos añadir que el sonado éxito del Big Bang no se debe solamente a su diseño y a su forma. Una de las razones principales de este éxito se encuentra en el bolsillo de Biver. En su pequeña libreta negra hay un repertorio formidable de las direcciones de los más importantes personajes en el negocio de la relojería, nombres que ha ido recopilando durante tres décadas de trabajo en Blancpain, y más tarde como director de Omega. Sin embargo, debemos añadir que sin sus famosos “conceptos” que son la fuerza impulsora de sus acciones, este libro de direcciones no tendría ningún valor. Así pues ¿cómo fue el lanzamiento del Big Bang?

Por lo general todavía domina el modo de pensar tradicional en cuanto a la planificación del lanzamiento de nuevos productos. Para Biver esta manera de pensar está caducada, especialmente a la luz de la globalización. En septiembre de 2005, se lanzó el Big Bang en todo el mundo de una manera exclusiva, en vez de mercados específicos, se escogió primero 35 puntos de venta exclusivos (ahora son 50) de todo el mundo. Escogieron los más “movidos”, para describirlos de una manera, que significa aquellos puntos de venta que atraen a los clientes que son el centro de atención de los medios de comunicación, y que son los más receptores a llevar el reloj, y cuyas acciones son las más imitadas. De esta manera se comenzó con una promoción de boca a boca de alta calidad. Cuando eres pequeño, no hay mas remedio que tener inventiva. Y como en esos momentos no tenían los grandes presupuestos en publicidad de los grandes grupos, y puesto que no se tomaron grandes esfuerzos en marketing, se utilizó un enfoque más creativo.

Otra de las ideas de Biver, a la que llama “la política de las 4 Cs”, se aplica a la totalidad de las acciones de la marca. “Si quieres hacerte notar y no tienes el dinero para ello, es mejor hacer las cosas de una en una,” dice. “No nos dispersamos, ni en cuanto a los medios ni en la distribución. Concentramos nuestra visibilidad en solamente unos pocos medios y en unos pocos puntos de venta, con consistencia y continuidad, todo de una manera cohesiva (y con unos pocos trucos comerciales muy genuinos que no podemos revelar).”

El resultado de esta actividad, audazmente conducida con “el mismo presupuesto y un equipo de 35 personas desde la sede de Nyon, cerca de Ginebra, incluyendo 6 en Estados Unidos y 4 en Japón,” les ha llevado a triplicar las ventas, según datos de la marca.

Este triple incremento no es debido a un aumento cuantitativo, sino a un cambio muy serio hacia una subida en cuanto a posicionamiento y precio. El precio de entrada para el Big Bang de acero en el mercado suizo es de 9.200 francos suizos, el precio promedio de la colección Hublot tradicional es de 2.900 francos suizos. “El cliente acepta este incremento de precios gracias a las aspiraciones del producto,” explica, y también gracias a su duro trabajo y el de todo el equipo.

Esto es todo en lo referente a los formidables relojes hublot big bang, espero que os haya gustado y si vuestro bolsillo no se lo permite, podéis visitar este post redactado anteriormente donde encontraremos relojes casio, mucho mas baratos, eso si no tienen nada que ver con los relojes Hublot, bueno si, en que nos dicen la hora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *