Cultura libre en Sala Amárika

Nuestra sociedad está sufriendo en los últimos tiempos una transformación «bipolar», creo que más pronunciada que las que se podrían haber producido en épocas pasadas.

Mientras que unos se empeñan en potenciar las leyes para la protección de sus «derechos» (patentes sobre software, seres vivos,genes,… derechos de autor, …), incrementando así el gran poder económico y de manipulación que ya tienen sobre el resto de la sociedad, otros, en número cada vez mayor, nos empeñamos en impulsar modelos de negocio basados en la libertad y la colaboración.

Esta última tendencia, que se conoce ya como cultura libre, empezó a coger fuerza gracias al movimiento del software libre, al que siguieron otros como las publicaciones libres (textos, vídeos, música…), redes informáticas libres, hardware libre, arquitectura libre, documentación pública libre …

Me gustaría que nos pudiéramos reunir colectivos con alguna relación con esta «cultura de lo libre», y quienes estén interesados en empaparse de éste movimiento, para exponer primeramente el funcionamiento de algunos de los proyectos concretos, tratar de descubrir mediante alguna dinámica de grupo las características que unen a todos estos movimientos, y discutir la posibilidad de aplicación de esos mismos principios a otros niveles.

La CITA: El martes 10 de mayo, a las 18:00 en la sala Amárika.

Desde ReDiles nos comprometemos a organizar el evento, y a realizar una breve presentación sobre software libre, y otra sobre redes inalámbricas libres.
Espero que alguien más, sea o no del grupo motor Trans-Lab, se anime a exponer algo sobre algún otro campo de la cultura libre (¿Música con copyleft? ¿Contenidos publicados en internet bajo licencia Creative commons? ¿Recetas de arroz libres?).

Para inscribirse, utilizar el formulario de contacto poniendo «Cultura Libre» en el asunto.

Una respuesta a “Cultura libre en Sala Amárika”

  1. solfas dice:

    Se supone que la cultura siempre ha sido libre.
    Hoy en día hay algunos que, con el apoyo de los políticos, están patentando la cultura, y hasta nuestro propio ADN.
    Está bien que surjan movimientos que devuelvan la cultura a sus auténticos propietarios (Los que la crean, difunden, promueven, usan, … y sin los que no existiría). La cultura no es un bien de unos pocos: es un bien de la humanidad, que generación tras generación la ha ido cultivando.

    Report user

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas