Motivos para estar en contra de la energía nuclear

Hace ya algunos años, creo que a principios del 2009, Greenpeace publicaba una lista con 10 motivos para ser antinuclear:
  1. La energía nuclear es muy peligrosa
    La tragedia de Chernóbil ha demostrado la capacidad de dañar y generar catástrofes de esta fuente de energía.
    (Hoy, se nos queda pequeño el ejemplo de Chernóbil, tras la tragedia de Fukushima)
  2. La energía nuclear es la más sucia
    Las centrales nucleares generan residuos radiactivos cuya peligrosidad permanece durante decenas de miles de años y cuya gestión, tratamiento y/o eliminación son cuestiones aún no resueltas.
    (Para quienes defienden que es una energía limpia porque no emite grandes cantidades de CO2, por favor tengan en cuenta que lo que emite es aún mucho peor que el CO2)
  3. La energía nuclear es la que menos empleo genera
    Por unidad de energía producida. Menos que cualquier energía renovable. Según datos de Comisiones Obreras publicados en un informe de febrero de 2008.
  4. La nuclear es una energía muy cara
    Necesita fuertes subsidios estatales (que pagamos todos…) de forma continua para poder existir. Un ejemplo: el coste de la gestión de los residuos radiactivos en España, según los cálculos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), será de más de 13.000 millones de euros sólo hasta 2070.
    (Para quienes defienden que es una energía barata, por favor tengan en cuenta TODOS los gastos: construcción central, materias primas, producción, desmantelamiento, gestión de residuos, daños medioambientales (impagables),…)
  5. La energía nuclear no es necesaria
    Los casos de Alemania y Suecia permiten comprobar que, si hay voluntad política, es posible abandonar la energía nuclear al tiempo que se reducen las emisiones de CO2 en cumplimiento con el Protocolo de Kioto.
  6. La energía nuclear no es la solución al cambio climático
    Nunca podrá ser una solución económicamente viable y eficiente para reducir emisiones de CO2 en la lucha contra el cambio climático. De hecho, la energía nuclear está excluida de los mecanismos financieros del Protocolo de Kioto.
  7. La energía nuclear no genera independencia energética
    España importa el 100% del uranio que se emplea como combustible en sus centrales nucleares, por lo que nuestra dependencia del extranjero al respecto es total.
  8. La energía nuclear también se acaba
    Las reservas de uranio-235 (el combustible de los reactores nucleares) servirán sólo para unas pocas décadas más.
  9. La energía nuclear no tiene el respaldo social
    Las encuestas de opinión muestran que la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles rechazan esta forma de producir electricidad.
  10. La energía nuclear es incompatible con un modelo energético sostenible
    No cumple ninguna de sus premisas: no es económicamente eficiente, ni socialmente justa, ni medioambientalmente aceptable.
¿Nuclear? No, gracias

¿Nuclear? No, gracias

Yo añadiría que una importante razón de ser de las centrales nucleares es el mantener la dominación del mercado energético por parte de las grandes empresas. Si no potenciamos más las energías renovables, y dejamos de subvencionar a las nucleares, llegará el no muy lejano día en que la nuclear se quede sin combustible (esperemos que eso suceda antes de que explote) y nosotros a oscuras y sin saber dónde meter tanto residuo radiactivo. Pero claro, no interesa potenciar un tipo de generación en el que cualquier pequeño inversor se pueda meter, aunque sea mucho más limpio y seguro (sin olvidar que el kilovatio más limpio y seguro es el que no se consume).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *