LAKUAKOLORE #AÑO 1# BALANCE EMOCIONAL

Parece que fue ayer cuando nos topamos de frente con una parcela llena de alfalfa, en la que nos adjudicaron un rectángulo y nos dijeron que eso había que convertirlo en una huerta. Pero ha pasado un año y ese sueño se ha hecho realidad. Hoy tenemos 60 huertas a pleno rendimiento, con sus más y sus menos, unas dan algo, otras poco, pero el que menos se ha sacado unas lechugas, unos puerros y el que tenga suerte seguro que pronto sacará algún tomate.

El éxito del proyecto es un hecho con solo darse un paseo por las huertas y ver como se han llenado todos los huertos de frutas y verduras, pero este proyecto no solo buscaba el que grupos de familias tuvieran su huerto en el barrio, sino también busca favorecer que esas familias se junten en torno a esa huerta, se interrelacionen entre ellos y con los miembros y vecinos del resto de huertas, en un lugar al aire libre y rodeado de naturaleza. En nuestro barrio a día de hoy es difícil encontrar lugares (a parte de los bares) donde varias personas que no se conozcan entablen una conversación, si alguien te viene a hablar en la calle, por lo general, desconfias y le das largas….pero si eso ocurre en el recinto de las huertas todo parece distinto y lo natural es hablar con el vecino o con el visitante de las verduras que tenemos en la huerta, de los pulgones, del tiempo o de como usar bien la azada o la laya. Entrar por la puerta de la huerta supone comenzar a saludar a un montón de hortelanos y visitantes, hasta tal punto que algunos tienen que bajar la cabeza para poder llegar a trabajar sus huertas porque a veces se habla mas de lo que se trabaja, pero recordaros esta es una de las finalidades de la huerta y por ello es importante apuntarse a las actividades, como la que se va a realizar próximamente de hacer accesible la parcela para minusválidos o las que programan mensualmente el grupo de dinamización.

En fin creo que el balance emocional en este primer año de las huertas es bastante positivo aunque todos, introvertidos y extrovertidos, debemos esforzarnos un poco mas en relacionarnos con los demás para seguir haciendo de este lugar «un huerto de amistad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *