4 de Mayo de 2020 – Reapertura huertos LakuaKoLore tras confinamiento por Covid-19

A partir de mañana lunes, 4 de mayo de 2020, podremos volver a las huertas de LakuaKoLore, siguiendo unas estrictas normas de higiene y distanciamiento que ya se os han enviado mediante varios correos, y se os seguirán enviando en caso de que se vayan modificando por las circunstancias de cada momento.

Con este mensaje quería informaros de cómo hemos visto el estado de las huertas, y daros algunos consejillos de cómo acometer la vuelta.

En primer lugar un resumen de cómo están las huertas:

  • Cultivos ya pasados o a punto de pasarse. Creo que es el punto al que debéis prestar mayor atención en el primer momento. De las plantas que dejásteis hace unas cuantas semanas, muchas ya están en un estado límite para recolectar, como lechugas y puerros que empiezan a subirse a flor. También hay plantas como ajetes, guisantes, o habas, que en muchos huertos ya se deberían estar recogiendo. Deberíais daros prisa para recolectar esas plantas antes de que sean inservibles. Algunas ya han pasado el estado en que se podrían aprovechar, y nos queda decidir si directamente las retiramos, o si dejamos alguna planta para obtener semillas (vale la pena sobre todo si se trata de alguna planta interesante, que no se pueda encontrar con facilidad, y que no tengamos motivos para pensar que se pueda haber hibridado con otras que no nos interesen). Si son plantas obtenidas de semillas comerciales, no suele merecer la pena dejar espacio ocupado en un huerto tan pequeño, y menos si no vamos a tener garantía de que salgan bien.
  • Muchas hierbas, sobre todo en las huertas que no tenían cobertura. Será necesario dedicar un esfuerzo a retirar hierbas, tanto de los bancales como de los caminos entre los bancales y de los caminos de acceso comunitarios (trabajo obligatorio para personas usuarias de los huertos adyacentes). En el perímetro también hay muchas hierbas, pero muchas de ellas son plantas que sembramos el año pasado, flores, bulbos, aromáticas, cardos comestibles, etc (cuidado si limpiáis esas zonas, de no arrancar plantas que queremos mantener ahí). Recordad que las hierbas que vais a arrancar son un recurso muy valioso en un huerto. Son materia orgánica de primera calidad para alimentar a nuestros cultivos, para proteger nuestro suelo del abrasador sol y del viento que nos secan la tierra y nos obligan a regar muchísimo más, y para favorecer una gran biodiversidad que haga de nuestro huerto un lugar fértil y libre de plagas. La forma de gestionar esas hierbas podría ser tan fácil como hacer con ellas un montón en un rincón del huerto, voltearlo y regarlo de vez en cuando para que se vaya descomponiendo y generando humus y microorganismos de forma aeróbica, e ir cogiendo material de ese montón cuando necesitemos cobertura. Mientras no esté bien compostado solo se podrá utilizar como cobertura, para terminar de descomponerse sobre la superficie, y cuando ya esté bien compostado lo podremos utilizar como abono mezclado con la tierra.
  • Cultivos aún no maduros. En esta época aún tenemos algunos cultivos que debemos seguir cuidando para que nos den su fruto. Es el caso de cebollas, ajos, guisantes y habas (ya he comentado que algunos los tienen ya para recoger). Habría que cuidar que no les falte agua (hasta ahora con la lluvia les ha servido), y que las hierbas que tienen alrededor no les quiten demasiada luz. Sería bueno aportarles algo de cobertura alrededor. Tened en cuenta que en muchos casos hablamos de cultivos que ya están en su última fase, y que apenas van a necesitar cuidados. No realicéis en ellos un trabajo innecesario.

Para preparar zonas para poner nuevos cultivos, recordad las normas básicas:

  • No hacer ningún laboreo si no está la tierra en tempero (Ni muy húmeda, ni muy seca. Que no se pegue ni se hagan terrones. Que se desmigue al apretarla). Si está húmeda se espera a que se seque (se puede tapar si va a llover), y si está seca se puede regar y trabajar el siguiente día (cuando el agua haya penetrado y se haya repartido por igual en profundidad).
  • No voltear la tierra. Solo ahuecar con la laya cuando esté apelmazada (y siempre en tempero).
  • Si vais a poner algún abono, siempre orgánico y ecológico, se puede mezclar con la tierra de la superficie antes de poner la cobertura. También se podría poner un poco de abono mezclado con la tierra en cada hoyo a la hora de plantar (en este caso, cuidando que no sea compost fresco, sino compost muy maduro o humus de lombriz).
  • Cubrir con materia orgánica (hierbas, paja, hojas, cortezas, triturado de poda, compost..).

Para plantar o sembrar nuevos cultivos:

  • Es muy importante tener el suelo BIEN preparado. Es infinitamente más útil el trabajo realizado con una laya en un suelo en tempero, que el trabajo realizado con un motocultor o motoazada. El primero deja el suelo suficientemente suelto sin romper su estructura (p.ej. agregados arcillo-húmicos), y hasta bastante profundidad, mientras que el segundo deja una franja de suelo poco profunda totalmente desecha, matando sus microorganismos y rompiendo su estructura lo que facilita su posterior compactación, y dejando bajo esa franja desecha otra compactada en exceso que dificulta la entrada de raíces de las plantas.
  • En esta zona son habituales las heladas en los primeros días de mayo (este año no tiene pinta de que vaya a suceder, pero nunca se sabe). En muchas ocasiones, el poner las plantas muy pronto hace que paralicen su crecimiento por el frío (a veces incluso se mueren por heladas), y se puede ver como rápidamente les adelantan plantas que se han plantado más tarde, mucho más vigorosas por no haber sufrido esos días de frío nocturno.

Mucho ánimo y nos vemos por el huerto

                     SAlu2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.