Mercedes Benz en otro posible caso de obsolescencia programada

Hace un par de meses, la ventanilla de mi Mercedes clase E dejo de funcionar.

Como se podía oír el sonido del motor del elevalunas eléctrico moviéndose, decidí soltar el revestimiento de la puerta para ver a qué se debía el mal funcionamiento.

Pude ver que el mecanismo que hace subir y bajar el cristal está compuesto por un motor eléctrico, cuyo movimiento es transmitido a través de unos cables de acero y unas poleas hasta una pieza de plástico que corre por un carril, y que a su vez está unida a la parte baja del cristal.

Me encontré que la pieza de plástico que corre por el carril estaba partida en dos, y que los cables de acero se habían enrollado y doblado, deteriorándose.

Mi primera impresión fue que la pieza de plástico que se había partido parecía muy endeble como para aguantar el esfuerzo que tenía que soportar. No obstante, había aguantado hasta ese momento, y si la habían puesto así sería porque habían comprobado que era suficientemente resistente (todo esto dudando mucho, por supuesto).

Cuando traté de encontrar un repuesto para la pieza deteriorada, me enteré de que para arreglarla había que comprar todo el conjunto del mecanismo elevalunas, excepto el motor eléctrico, y que dicho mecanismo tenía un precio bastante elevado comprándolo en el concesionario (y más si, como es mi caso, tienes que comprarlo en un concesionario en el que te dicen que como no has comprado el coche en él, no te hacen el 40% de descuento que hacen a los que sí les han comprado el coche a ellos).

Traté de buscar el repuesto por internet, y vi que había ofertas bastante más baratas, y kits de reparación mucho más baratos aún, pero sobre todo pude comprobar que la avería en cuestión es muy habitual, y que en diferentes foros se comentaba el gran número de veces que a algunos les había ocurrido, y cómo al final los más manitas habían optado por fabricarse la pieza reforzada para que no se les volviera a estropear. Yo, como tenía los cables de acero deteriorados además de la pieza de plástico partida, opté por comprar un kit de reparación que incluía esas piezas, y alguna más que me vino bastante bien.

Está claro que esta avería es muy común, y que viene produciéndose desde hace muchos años, y no solo en vehículos Mercedes.

También está claro que es una avería que se podría evitar muy fácilmente rediseñando la pieza de forma que fuera un poco más resistente. El coste de esta modificación sería muy reducido, y el incremento de coste de las nuevas piezas sería prácticamente nulo. Esta modificación en el diseño, para evitar que la pieza vuelva a romperse, podría aplicarse tanto a los vehículos nuevos, como a las reparaciones en los vehículos usados.

¿Por qué no se hace una modificación de diseño tan sencilla, que serviría para evitar esa avería tan recurrente? Para averiguarlo, solo hay que ver quien sale ganando cada vez que una piececita de esas se rompe.

Me parece un claro caso de obsolescencia programada. No me queda claro que desde un principio planificaran hacer esa pieza endeble para que se estropeara, o si simplemente la diseñó un ingeniero bastante inútil, pero el caso es que, después de haber comprobado de sobra que la pieza no va bien con ese diseño, lo han mantenido para poder lucrarse gracias a hacer mal las cosas. Es curioso que se pueda ganar más dinero por hacer mal las cosas que por hacerlas bien. Debería haber leyes que castigaran a quienes fabrican con fallos de diseño que no se corrigen inmediatamente.

Por el momento nos queda que, quienes hacen estas artimañas, aparte de ganar dinero pierden en credibilidad y prestigio.

Posted in Sin categoría | Deja un comentario

Pincha para ver cómo colaborar con ReDiles: publicidad útil o donaciones

Mercedes Benz y la obsolescencia programada

Está claro que muchas empresas fabrican y venden productos especialmente diseñados para que se estropeen pronto, o para que necesiten mucho mantenimiento. También se diseñan los servicios post-venta para que salga más barato comprar un producto nuevo que arreglar el usado. A eso, y a otras técnicas “oscuras” de diseño, se le suele denominar obsolescencia programada.

Estoy seguro de que habrá empresas que traten realmente de hacer productos de gran calidad, resistentes, eficientes, que duren “de por vida”, y con un servicio técnico orientado a recalcar esa merecida imagen de gran calidad del producto.

Mercedes-Benz es una de esas empresas que ha dedicado mucho tiempo, dinero y esfuerzo en lograr una imagen de empresa que fabrica productos de calidad.

Hace poco tiempo, llevé un vehículo Mercedes-Benz clase E a hacer un mantenimiento rutinario. Es un vehículo que, si mal no recuerdo, costaba unos 45.000€. Como en el concesionario me daban cita para dicho mantenimiento para bastantes días después, y yo tenía que hacer un viaje un poco largo, decidí hacer el mantenimiento en un taller de confianza con gran experiencia.

El vehículo había pasado de los 90.000km, y no había dado problemas hasta la fecha, a excepción de una avería electrónica en el sistema de climatización (que por cierto, me cobraron una barbaridad por cambiar un relé, y después me aclararon que como no había comprado el coche en ese concesionario, sino en el de la ciudad donde vivía antes, no me hacían el 40% de descuento que hacen a los clientes que sí les compraron directamente el coche a ellos. Me hizo pensar en los margenes de beneficio con los que trabajan, y me parecieron desorbitados).

Se trata de un vehículo con cambio automático en el que se debe cambiar el aceite de la caja de cambios cada 90.000km, y solicité que me realizaran ese cambio de aceite, como parte de ese mantenimiento rutinario.

Tras hacer el cambio de aceite, puede comprobar que había una fuga de aceite de la caja de cambios, motivo por el cual volví a llevar el vehículo al taller. Tras revisar la junta de la caja de cambios que habían cambiado junto con el aceite, repuesto original comprado a Mercedes-Benz, y ver que la fuga continuaba, los del taller llamaron al concesionario de Mercedes-Benz para comentarles que parecía que la junta estaba defectuosa. Los del concesionario enseguida les respondieron que seguramente la fuga no sería de la junta cambiada, sino de un conector que se encuentra a un lado de la caja, y que aunque no se tiene que tocar para nada, cada vez que se cambia el aceite de esa caja de cambios automática en el concesionario suelen cambiar ese conector porque se suele estropear “misteriosamente”. A pesar de lo extraño de la avería, y como nos dijeron que el conector costaba poco dinero, les pedimos el conector para cambiarlo. Era una pieza de plástico bastante endeble, con dos juntas tóricas para sellar el aceite en la caja de cambios (extraño lugar para poner un conector eléctrico, atravesando un contenedor de aceite caliente y sus dos paredes).

Cuando en el taller trataron de desmontar el conector viejo para cambiarlo, pudieron comprobar que el tornillo giraba, pero no salía. Llamaron al concesionario para preguntar qué podía estar sucediendo, y en el concesionario nos dijeron que el tornillo del conector iba roscado en una tuerca, y que dicha tuerca iba embutida en una pieza de plástico que era parte de una tarjeta electrónica que costaba 240€+IVA, y que tenían varias en stock porque se solían romper. Durante los años anteriores habían cambiado unas cuantas cada año (creo que dijeron unas 8Ud/año), y eso que ese concesionario está en una ciudad de pocos habitantes en la que no creo que haya más de 20 o 30 coches del mismo modelo que el mío, con ese modelo de caja de cambio automático (esa pieza solo sirve para ese modelo). Y yo me pregunto: ¿Cómo se le puede ocurrir a un ingeniero, que está diseñando un vehículo de 45.000€, poner un conector eléctrico en un sitio inverosímil, lleno de aceite muy caliente, y sujeto con un tornillo muy pequeño (así, a ojo, podría ser de métrica 4 o menos), y con una tuerca de tamaño similar embutida en una pieza de plástico (con el calor que debe haber ahí), y además siendo esa pieza de plástico parte de un circuito electrónico que cuesta 240€+IVA? Para empeorar aún más las cosas, cuando esa tuerca empieza a girar loca, porque el plástico en el que está embutida se ha deteriorado con el calor, no hay forma de sacar el conector excepto tirando hasta destrozarlo para arrancarlo de su sitio, con lo que de paso destrozamos la placa del circuito electrónico al que iba sujeto (para asegurarse de que tienes que comprar una nueva placa de 240€ + IVA). Y aún hay más, para retirar los trozos de la placa vieja, e instalar la placa nueva con su tuerca embutida en plástico, hay que retirar con mucho cuidado una pieza que no sé exactamente lo que cuesta, pero me dijeron que más de 2.000€ (esperando que no se haya estropeado al reventar por la fuerza la placa vieja).

Podría haber sido un fallo de diseño accidental. Una empresa como Mercedes-Benz, que ha cobrado por un vehículo unos 45.000€, y que calculo tendrá en las reparaciones unos márgenes grandes (suponiendo que con un cliente que ha comprado el vehículo en el concesionario tengan un margen del 20%, que ya sé que será muchísimo más, y que al que no les ha comprado el vehículo le cobran un 66,666% más al no hacerles el descuento del 40%, querría decir que por cada 100€ de gastos cobran 120€ al cliente comprador, y 200€ al cliente no comprador (200 – 40% serían 120), con lo cual tenemos un margen del 100%. ESO SUPONIENDO UN MARGEN DEL 20%, QUE YA SÉ QUE SERÁ MUCHÍSIMO MÁS), me parece que debería hacerse cargo de los 20 o 30€ que seguramente le costará como máximo la tarjeta electrónica que luego vende por 240€ (20 o 30€ le costará igual al concesionario, porque en fábrica seguramente costará bastante menos).

Una empresa que ha cometido un fallo de diseño, y quiere seguir manteniendo su buena imagen de calidad, debería hacerse cargo de solventar el problema causado por su fallo de diseño, y más cuando le supone un costo tan despreciable en comparación con el precio del producto y con los márgenes con los que trabaja.

Una empresa que ha cometido un fallo de diseño accidental, y decide hacer la jugada de aprovecharse de él para saquear a sus clientes, ocultando el fallo de diseño como si fuera una avería, pierde toda credibilidad frente a quienes se enteran de su maniobra.

¿Podría haber sido un “fallo” de diseño no accidental? Desde luego puede salir muy rentable diseñar pequeños fallos que provoquen grandes averías. Para una empresa que no tiene ni quiere una imagen que mantener, al menos, puede salir muy rentable el hacerlo. Una empresa que sí tiene una imagen que mantener, debería valorar esa imagen, y si vale la pena perderla haciendo juego sucio.

Ignoro cuál ha sido la intencionalidad de Mercedes-Benz al diseñar su caja de cambios con “fallo”: hacerla bien, o programar la avería. Lo que no ignoro es lo que ha conseguido: O bien aprovecharse de un fallo de diseño no programado para saquear a sus clientes, o bien aprovecharse de un fallo de diseño sí programado para saquear a sus clientes. Incluso puede ser que la caja de cambios la haya diseñado, e incluso fabricado, una empresa ajena a Mercedes-Benz, y que Mercedes-Benz se haya aprovechado de ese fallo de diseño de otra empresa para lucrarse.

He oído a propietarios de vehículos Mercedes-Benz, y también a los de otras marcas, comentar sus sospechas de que en talleres o concesionarios les han provocado alguna avería para luego cobrarles por la reparación. En esos casos, me queda la duda de si la culpa de esa avería es del mecánico que ha manipulado el vehículo, que ha cometido un error, o si es la política del taller cuando tiene poco trabajo, o si es un fallo de diseño del vehículo, hecho a propósito por los diseñadores o no, o si se trata simplemente de una avería casual producida por desgaste o uso.

En el caso de la avería que comento, queda claro que es un fallo de diseño del fabricante, que se produce de la misma forma en bastantes vehículos del mismo modelo (¿quizá en todos?), y que en lugar de producirles un gasto por responsabilizarse de su error, les produce lucro.

Me queda por tanto tan solo la duda, aunque no afecte en mucho al resultado final, de si el “fallo” de diseño fue provocado, y por tanto podría denominarse obsolescencia programada, o si fue simplemente un error no intencionado de los diseñadores, que luego se ha transformado en algo muy lucrativo.

Posted in Sin categoría | Deja un comentario

Batidora Taurus

Hace unos años compré una pequeña batidora Taurus R250 de 2 velocidades.
La verdad es que me pareció barata, y me ha dado muy buen resultado, excepto por un pequeño detalle. La batidora tiene un pulsador que activa la velocidad lenta si se presiona poco, y la velocidad rápida si se presiona a fondo. Cuando se presiona y suelta varias veces seguidas el pulsador, hay un diodo que se recalienta debido a que el motor consume más en el arranque, y termina por quemarse haciendo que solo funcione en una de las velocidades. Esa avería me ocurrió en varias ocasiones, en las que sustituí el diodo por otro igual (creo que era el 1N4001). Al final, decidí probar con otro diodo de mayor potencia (1N4004?? , 1N4007?? no recuerdo cual puse), y ya no ha vuelto a fallar más.
Para mí queda claro que se trata de un fallo de diseño, ya que el elemento que se debería proteger del calentamiento es el bobinado del motor, pero no poniendo un diodo que se queme, sino mediante algún dispositivo térmico de corte (creo que ya lo traía incluido). Además, no creo que haya sido por abaratar, ya que el precio de los dos diferentes diodos es muy similar. Quedaría ver si el fallo de diseño ha sido intencionado o no. La verdad es que haciendo un uso “normal” continuado, no se produce el fallo. Ocurre tan solo si se hacen continuas arrancadas y paradas (por ejemplo, cuando se está batiendo algo que tiende a salpicar mucho por no usar un recipiente apropiado).

Otras batidoras que me ha tocado usar son las de Lidl, que llevan un sistema de transmisión con una varilla forrada de plástico, en las que es muy habitual que se rompa ese plástico de la varilla, y que a causa de eso se desgaste la pieza a la que la varilla transmite el movimiento del motor (también de plástico, poco resistente al roce del metal). Me parece que esa el la falta más grave de diseño de esas batidoras y picadoras de Lidl. Tampoco creo que el hacer un sistema de trasmisión más robusto tuviera que incrementar mucho el precio de fabricación, lo cual me hace dudar de nuevo si se tratará de un caso de obsolescencia programada o de un caso de mal diseño no intencionado.

Lo bueno del primer caso, el de la batidora Taurus, es que es fácil de reparar, e incluso de mejorar (en cualquier tienda de electrónica venden ese repuesto). Lo malo del segundo caso, el de la batidora de Lidl, es que es muy difícil de reparar si no tenemos repuestos originales. Desde hace algún tiempo estoy fabricándome mis propios repuestos mediante impresión 3D, tratando de modificar el diseño original para fortalecer las piezas donde lo necesitan. Me he encontrado con piezas muy curiosas que justamente son más delgadas donde más esfuerzo tienen que soportar, lo cual hace pensar que se diseñaron a propósito para durar poco tiempo.

SAlu2

Posted in Sin categoría | Deja un comentario

Tutorial para reparar la correa pequeña de la panificadora Silvercrest KH1171 del LIDL (también comercializada bajo la marca Bifinett)

Ante la avería de cualquier máquina tenemos al menos 3 opciones: Tirarla, reciclarla (p.ej. reutilizar sus piezas para otra cosa), o repararla (suele ser la forma de reutilizar la mayor parte de sus piezas). A veces reparar no es sencillo, por dificultad para encontrar repuestos, o por dificultad para desmontar y montar las piezas. En algunas ocasiones se nos hace imposible reparar por nuestra cuenta, y tenemos que recurrir a servicios técnicos cuyo trabajo cuesta más que la propia máquina nueva.

Hoy, gracias a Elena que ha preparado este pequeño-gran tutorial de forma totalmente desinteresada, podemos ahorrarnos un montón de problemas si nos encontramos con la típica avería de rotura de correa en máquina panificadora de LIDL.

Muchísimas gracias Elena.

Tutorial para reparar la correa pequeña de la panificadora Silvercrest KH1171 del LIDL (también comercializada bajo la marca Bifinett)

Después de 4 años de fiel servicio, la pala más cercana a la parte trasera de mi panificadora dejó de girar. Todo lo demás funcionaba, con lo que sospechaba que tenía que ser un simple elemento mecánico el que fallaba como una correa de transmisión. Muchos comentarios que vi por Internet me ayudaron a conseguir repararla, pero también perdí mucho tiempo por falta de instrucciones claras y, aún mejor, fotos. Así que decidí preparar este minitutorial. Espero que pueda seros útil.

Dónde encontrar el repuesto: www.reparing.es (ver foto “Pani_09”)

Pani_09

Pani_09

– Correa pequeña: 420 mm de longitud, 8 mm de ancho y 3 mm entre dientes. Referencia: B395068 (de la marca Domo). De hecho es compatible con varias panificadoras del mercado, ver información más detallada en esta tienda francesa: http://www.cyberpieces.com/petit-electromnager/machine-a-pain/courroies/7347-courroie-map-420-80-3-2811000007347.html).
En www.reparing.es, está muy barata, el envío es por Seur, muy rápido y todo fenomenal.
No estoy segura de cuál es el repuesto de la correa grande, pero no parece deteriorarse tan fácilmente. Todos los comentarios de la gente que he visto hablan de que la pequeña es la que está rota cuando consiguen abrir la panificadora. Mi caso era igual, la pequeña estaba destrozada y la grande, como nueva (ver foto “Pani_08”).

Pani_08

Pani_08

Herramientas necesarias:
– Destornillador de estrella imantado (bastante largo, 17 cm desde el final del mango para poder manipularlo cómodamente.
– Llave hexagonal de tubo de 8 mm

1. Extraer la tapa de la panificadora (abierta en un ángulo de unos 30º sale tirando de ella).

Pani_01

Pani_01

2. Sacar los embellecedores de los 5 tornillos que sujetan la parte superior de la carcasa (círculos verdes en la foto “Pani_01”)
3. Desatornillar estos 5 tornillos.
4. Desencajar con un destornillador plano (o similar) la parte superior de la carcasa haciendo palanca en los puntos donde hay pestañas de sujeción. (ver foto “Pani_02”)

Pani_02

Pani_02

5. Sacar el puerto que conecta el panel de control de la parte superior con la placa electrónica inferior. Lo siento, se me olvidó sacar una foto de esto, pero no hay error posible.
6. Desatornillar los 5 tornillos que fijan la estructura a la base de la carcasa. Para desatornillar los dos últimos, antes tendréis que desatornillar la placa electrónica. (ver fotos “Pani_03” a “Pani_06”)

Pani_06

Pani_06

Pani_03

Pani_03

Pani_04

Pani_04

Pani_05

Pani_05

7. Desatornillar las tuercas de las ruedas donde van las correas. (ver foto “Pani_07”)

Pani_07

Pani_07

8. Sustituir la correa (aquí hay que estirar de la pequeña para encajarla). Cuidado con la posición del eje, es plano por dos lados y hay que respetar esta posición.
9. Volver a montar en el orden inverso. Recomiendo hacer una prueba después de montar los 5 tornillos que fijan la estructura a la base de la carcasa enchufando la panificadora y poner, por ejemplo el programa “Express” (el 5 en mi panificadora) para ver si empiezan a girar las dos palas. Cancelar el programa manteniendo pulsado unos segundos el botón de programa. Probar también un programa con inicio de rotación retardado porque empieza calentando un poco, por ejemplo el programa de pan integral (el 3 en mi panificadora) para comprobar que no giran las palas al principio. Cancelar el programa manteniendo pulsado unos segundos el botón de programa. Si todo esto funciona correctamente, acabar de volver a montar la panificadora y a disfrutar de unos cuantos años más de panes, mermeladas, etc. 🙂

Posted in Sin categoría | 77 comentarios

Hyundai semi cool white 11 watios – Lámparas de Ahorro??

Últimamente está muy de moda el uso de lámparas de bajo consumo, por las ventajas que suponen frente a las bombillas tradicionales.

Nos dicen que una bombilla de bajo consumo de 11w, ilumina igual que una tradicional, con su filamento incandescente de tungsteno, de 55w, y que ahorran un 80% de energía.

Nos dicen que duran 8000 horas (y más), frente a las 1000 horas de las bombillas tradicionales.

Nosotros nos lo creemos, las compramos, las usamos. Incluso el Gobierno paga a una empresa privada un dineral para que todos tengamos una bombilla de bajo consumo en casa, para que veamos lo buenas que son.

Cuando cambias una bombilla convencional de 100w, por una bombilla de bajo consumo de 18w (ahorro del 82% de electricidad), por mucho que te aseguren que dan la misma luz, ter surgen las dudas ya que el ojo no lo suele percibir así a primera vista. Normalmente, muchas tardan un rato en dar el máximo de luz, con lo que la primera impresión es un poco negativa. Incluso cuando están a pleno rendimiento, en muchos casos da la impresión de que hay menos luz que con la bombilla convencional que se supone equivalente. Bueno, es un sacrificio que parece razonable hacer en pro de la salud del planeta. Siempre nos queda poner una bombilla de 20 o 25 watios, que también consumen un 80 o un 75% menos respectivamente.

Cuando compramos un bombilla de bajo consumo, estamos realizamos una inversión. La bombilla nos cuesta mucho más. Intuimos que el costo medioambiental es también muy superior que el de una bombilla convencional (materiales, proceso de fabricación, proceso de deshecho…). Aceptamos esos mayores costos, porque nos dicen que nos va a durar 8000 o 10000 horas, o más, y que una bombilla convencional solo dura 1000 horas, y además en esos miles de horas vamos a ahorrar en electricidad mucho más que lo que nos cuesta la bombilla, tanto en dinero, como medioambientalmente hablando.

“Sabemos” que las bombillas convencionales no duran más, porque los fabricantes parece que se han puesto de acuerdo para que no duren más (Ver vídeo).

Me gustaría conocer más al detalle los costos de todo tipo que supone la fabricación y reciclaje de uno y otro tipo de bombillas, y sus consecuencias para el medio ambiente, además del costo que supone su utilización. (Por favor, ruego encarecidamente que si alguien tiene esos datos me los envíe).

Aparte de todo lo comentado anteriormente, que no hace más que sembrar dudas sobre si realmente es útil o no el uso de bombillas de bajo consumo, paso a contar mi negativa experiencia reciente con unas bombillas concretas (aunque con otras, no he tenido de momento ningún problema):

A finales de diciembre del 2009 compré dos bombillas de bajo consumo de la marca Hyundai, modelo semi cool white de 11 watios, que según inscripción de la caja tienen una duración de unas 8000 horas. Una de ellas la puse a funcionar al poco tiempo en el baño. Calculando por lo alto, ha podido estar encendida durante 1000 horas. La otra la comencé a utilizar varios meses después, con lo que no creo que se haya usado ni la mitad de horas. Ambas lámparas de bajo consumo de Hyundai han dejado de funcionar con un margen de tiempo de muy pocos días. La verdad es que me costaron unos 2€ cada una, pero creo que lo que pueda contaminar la carcasa, toda la circuitería electrónica, y el pequeño tubo fluorescente, tanto en la fabricación como en su posterior “reciclaje”, no compensan el ahorro de energía que hayan podido producir.

Existe la posibilidad de que se trate de un fallo en la producción de esa serie en concreto. Desde luego yo no voy a comprar más bombillas iguales para probar si duran más, ni tampoco voy a perder el tiempo tratando de que me den otras nuevas porque éstas estaban defectuosas. Creo que es deber del propio fabricante el limpiar su imagen, y corregir sus errores (Por supuesto, yo estaría dispuesto a probar otras bombillas iguales, y publicar aquí mismo el resultado).

Me ha ocurrido también con alguna lámpara de bajo consumo de otra marca que ahora no recuerdo, que ha durado muchas menos horas de las que prometían (muchas menos incluso que las que describo arriba). Estoy seguro de que nadie va contando las horas reales que les dura cada bombilla. Pasando de un número elevado de horas, ¿quién se va a parar a pensar en si realmente le están engañando o no? Al final solo nos fijamos en los casos que cantan por lo evidentes. Sin embargo, creo que sería necesario hacer un cálculo concienciudo para ver si realmente el uso de lámparas de bajo consumo nos va a suponer a largo plazo una mejora medioambiental, o si va a ser todo lo contrario y nos vamos a encontrar con problemas que ahora no podemos ni imaginar.

Posted in Sin categoría | 2 comentarios

Panificadora ALDI QUIGG MD 12830

Para estrenar el blog, voy a contaros mi experiencia con máquinas domesticas para hacer pan.

Como algunos de vosotros ya sabéis, ante la bajísima calidad y el altísimo precio que tenía el pan en las panaderías que me quedaban más cerca,  decidí hace ya unos años hacer el pan en casa.

Pan

Pan

Hacer el pan en casa no es tan laborioso como podría parecer a primera vista, pero cuesta mucho menos trabajo si se utiliza una máquina doméstica de hacer pan. Durante varios años hicimos el pan con una máquina a la que solamente había que añadir los ingredientes, y ella se encargaba de amasar, fermentar, y cocer el pan a la hora que le indicabas. Solo había que estar un poco atento a la hora de sacar el pan del molde, para que no se quedara muy húmedo. Ahora suelo hacer el pan en el horno y amasado a mano. Da algo más de trabajo, pero el resultado es bastante mejor (sobre todo por lo de eliminar esos horribles agujeros que quedan en el fondo del pan cuando se hace con la máquina). Sin embargo, algunas veces seguía utilizando la máquina para ahorrarme algo de tiempo.

Tras varios años de duro trabajo de la máquina, como es lógico sufrió un desgaste. El molde, recubierto de teflón, empezó a soltar el teflón como los árboles lo hacen con las hojas en el otoño. Me parece un fallo grave de diseño hacer estos moldes con teflón, ya que en el amasado el teflón que se suelta se mezcla con el pan y es imposible quitarlo. Me supongo que no será muy bueno comer teflón para desayunar. Además de ese problema del teflón, los ejes de las palas de amasado, hacía ya algún tiempo que empezaban a tener demasiada holgura. El resto de la máquina estaba casi-perfectamente. Al menos, perfectamente funcional. Decidí tratar de buscar un repuesto del molde, y a ser posible que no fuera de teflón. Había visto varias máquinas de pan que parecía que tenían el molde hecho por el mismo fabricante, así que pensé que a lo mejor tenía suerte.

En primer lugar busqué por internet alguna pista del fabricante de mi máquina, TechnoStar BM 2000, que según el manual de la máquina era SIG GmbH. Ningún rastro de dicha empresa. Tal vez ha desaparecido.

Me dijo, alguien que la tenía, que en Lidl vendían una máquina igual que la mía. Busqué por internet y vi que vendían repuestos del molde por 10€. Aunque puede parecer un poco caro si lo comparamos con el precio de la máquina completa, me pareció razonable ya que lleva montado un conjunto de ejes, con retenes y arandelas de sujeción, con cierta “complejidad” de montaje. Al parecer no tenían ninguno sin teflón. Comprobé antes de pedirlo si servía para mi máquina. Entraba bien, pero el anclaje no sujetaba el molde a la máquina.

Otro amigo me dijo que acababa de comprar una en ALDI. Era de la marca QUIGG, modelo MD 12830, de la empresa MEDION AG. Probé el molde, y era idéntico al original. Solicité al distribuidor en España información sobre si tenían moldes de repuesto, y si tenían alguno sin teflón. La respuesta inicial fue: “Lamentamos comunicarle que no existen los accesorios que solicita para esta máquina”. Les respondí que yo no quería ningún accesorio, sino un repuesto de una pieza que forma parte de la máquina, y que además es la pieza que más desgaste sufre, y de la que debería haber repuesto. Entonces me dijeron que sí había ese repuesto, y que costaba 21,50€ +9,40€ de portes+18%IVA. En total, 36,46€.

La máquina vale nueva en ALDI 47 o 48€. El repuesto te lo venden por 25,37€(+11,1€ de portes). Me parece un precio abusivo para dicho repuesto. Me quedé con la impresión, tal vez me equivoque, de que en realidad no tenían el repuesto, y que cogerían el molde de una máquina nueva, me lo mandarían, y me cobrarían la máquina completa a precio de distribuidor.

Mi máquina la doy por perdida. Tal vez compre otra que tenga un molde sin teflón, aunque en las tiendas de mi entorno no he encontrado en ningún sitio. Por internet las venden, pero no me gusta mucho comprar sin ver antes el género. De momento, me está gustando lo de hacer panes más artesanales. Cada día le doy una forma diferente, cambio un poco ingredientes, proporciones y tiempos, y el amasar te relaja al mismo tiempo que haces un poco de ejercicio.

Creo que casi nadie se imagina, cuando compra un aparato nuevo, que se le va a estropear, y que no va a haber repuestos o que éstos van a ser tan caros que va a ser más conveniente comprar un aparato nuevo. Sin embargo, parece ser que los fabricantes sí que lo piensan, y que juegan con ello para sacarnos el mayor beneficio posible, aun a costa de terminar con los recursos y con la salud de nuestro queridísimo planeta en el que vivimos y del que dependemos.

Antes de comprar un electrodoméstico, aseguraros de que el servicio técnico es serio y razonable, y contrastar, si es posible, las opiniones de los usuarios veteranos.

Posted in Sin categoría | 45 comentarios

Qué es la Obsolescencia programada?

Este blog pretende ser un lugar de denuncia pública de los abusos que muchas empresas hacen diseñando sus productos para que se tengan que tirar a la basura pronto, y así tengamos que comprar otros nuevos.

Espero tu participación enviando a través de comentarios o del formulario de contacto información de primera mano, o enviando enlaces a información sobre el tema.

Para quien no se haga muy bien una idea del tipo de abusos al que nos referimos, incluimos este vídeo tan ilustrativo sobre el tema:

Posted in Sin categoría | 1 comentario
Ir a la barra de herramientas