Babosas y limacos, huevas negras (habas) y pulgón verde (guisantes)

Inicio Foros Control plagas Babosas y limacos, huevas negras (habas) y pulgón verde (guisantes)

Este debate contiene 27 respuestas, tiene 4 mensajes y lo actualizó  Iturralde hace 1 año, 12 meses.

Viendo 13 publicaciones - del 16 al 28 (de un total de 28)
  • Autor
    Publicaciones
  • #2020

    paco
    Jefe de claves

    Todavía no doy crédito¡¡¡ Si estabas dispuesto a hacer esa cucada de barreras POR CADA PLANTA… bueno, eso no tengo palabras para describirlo.

    Aunque a juzgar por la foto, al señor limaco no parece que le preocupe mucho.

    Este tema de los limacos, caracoles, etc. me viene preocupando desde hace años y todavía no he encontrado la puerta de acceso. Si que sabemos que hay cebos que los atraen (Más o menos ecológicos)pero con eso a veces no basta.

    Lo que yo busco es el porqué. ¿Que ocurre con la planta para que ese/esos animales puedan atacarla?
    Me inclino a pensar en que se trata, como casi siempre, de un desequilibrio, pero ¿cual?

    A ver si dentro de un par de semanas este señor que trabaja el tema homeopático nos da alguna idea.

    Respecto a don lustroso lución, el hecho de que hubiera tantos me indica que la cobertura estaba fría, porque esos lagartos atípicos buscan la sombra y la humedad, al contrario que sus colegas que les encanta el sol.

    #2022

    Iturralde
    Participante

    Bueno… mi intención no era tomarme este trabajo por cada planta, sino poner bambús lo más largos posibles rellenos de arena en los cuatro laterales de cada bancal. Siempre y cuando funcionase el asunto.

    Esto era una simple prueba piloto para ver cómo reaccionaba el limaco. Y como bien dices, la arena no le ha sido muy repelente. Así es que iremos probando con otras cosas y observando.

    A ver qué nos cuenta pronto el “homeópata”.

    Por cierto, ¿conviene despuntar las habas a partir de un número de flores o altura? Lo digo porque las veo ya crecidas (y las las puntas de las vainas ya han empezado a asomar).

    Saludos.

    #2025

    paco
    Jefe de claves

    Acabo de hablar con mi amigo Jesús Eslava (os recomiendo echar un vistazo a los post que va colocando en la página de su empresa, Vitaveris.com. Están al final de la página y merecen mucho la pena), sobre este tema de los caracoles y demás.

    Me comentaba que, al parecer, los padecen sobre todo las plantas que acusan carencia de hierro y/o fósforo.

    En cuanto al hierro, no creo que haya problema (Los suelos de Bizkaia suelen estar bien provistos), pero el fósforo es otra cuestión.

    Y aquí viene la sugerencia: añadir restos de pescado (Sobre todo espinas y cabezas y evitando las tripas) DEBAJO DE LA COBERTURA, en contacto directo con el suelo.

    La acción de la cobertura ayuda a que el suelo asimile el fósforo contenido en esos restos con bastante rapidez. También podemos ayudar añadiendo de vez en cuando algo de activación de microorganismos, osea en forma líquida, a la cobertura, para activar más su labor.

    Está claro que no va a ser una solución instantánea, pero merecería la pena probar y fijarse si se nota una disminución en el ataque.

    Y, sobre todo, planteárselo para la próxima plantación y hacerlo con toda la antelación posible.

    ¿Quien se anima?

    #2028

    Iturralde
    Participante

    Antiguamente, en Ondarroa y alrededores, se utilizaba muchísimo las cabezas y vísceras de pescado como abono. De hecho, durante la primavera (temporada de anchoa) y verano (campaña de bonito) los baserritarras frecuentaban con sus bueyes y tractores las fábricas de conservas del pueblo para volver cargados hasta arriba con el material.

    Aunque entonces era jovencito, tenía entendido que como abono era muy potente. Y el olor que desprendía lo era más. A mi parecer, superaba con creces al del estiércol.

    En casa comemos pescado prácticamente a diario y las cabezas, en algunos casos, no se consumen, pero en otros son muy estimados por la cola y gelatina que contienen. Restos cocinados de pescado si que sobran en casa pero, a decir verdad, lo que consideramos de comer se lo comemos todo, hasta los ojos.

    El día pasado hice la prueba de añadir unas cabezas de anchoa al pequeño montón de restos que apenas ha tenido calor y la temperatura arrancó en modo “turbo”.

    Tendré en cuenta la propuesta para ir “hurtando” material de casa y probar.

    Saludos.

    #2033

    paco
    Jefe de claves

    ¡ que envidia ! Las anchoas, para mi, son la cumbre de la experiencia culinaria, muy por encima de la langosta o el caviar.

    Lo que me preocupa es lo del olor que mencionas, eso no debe ocurrir. Me temo que una vez más, el gen vikingo hacía que se amontonaran las cantidades en vez de añadir solo lo necesario.

    #2034

    paco
    Jefe de claves

    Por cierto, sería interesante preguntar a alguien que haya usado el método antiguo, como notaba el tema de caracoles y demás.

    #2038

    Mavi Arroyo
    Participante

    No lo he probado para babosas, pero leí que los antiguos pueblos precolombinos no usaban el estiércol tanto como en Europa y que abonaban el maíz con una cabeza de sardina en el hoyo de la semilla. Lo he probado y el resultado, hasta hoy, comparando con las siembras vecinas, parece estupendo.

    #2039

    paco
    Jefe de claves

    Hola Mavi. Me alegro de tenerte de nuevo entre nosotros. Por favor, en tu próximo mensaje añade la dirección de tu foro porque merece la pena que la gente lo conozca y la pusimos hace ya tiempo, así que los que se hayan incorporado recientemente no la tendrán.

    Y respecto a tu comentario, estoy de acuerdo. Por lo general abusamos del estiércol sin control.

    La verdad es que sería un paso adelante tremendo si conseguimos frenar un poco el ímpetu de esos tragones.

    #2169

    Mavi Arroyo
    Participante

    Hola, mirad qué pajilla mental. Lo voy a poner en práctica en primavera, porque ahora ya no tengo problema de caracoles. Por si os sirve:
    Controlando caracoles

    #2170

    paco
    Jefe de claves

    Pues la verdad, no sé que decir. Salvo en el caso de invernaderos QUE ME PARECE UN APORTE MUY EFICAZ Y UNA SOLUCIÓN QUE VALE LA PENA PROBAR, EN EXTERIOR CREO QUE ES mucho trabajo para poco resultado. Es cierto que babosas y caracoles son un incordio, pero yo lo veo de dos formas:

    ataque pequeño (Y terreno similar) ferramol y además un cebo de atracción en la zona de posible ataque PORQUE EL FERRAMOL NO LOS ATRAE (A diferencia del Limacol y similares que son cebos de atracción a la vez que venenos y contaminan).
    El ferramol solo deja como residuo minerales que no afectan de manera grave al suelo y no es tóxico ni para flora ni para fauna.
    Inconveniente: es caro si necesitas gran cantidad o poca cantidad pero muchas veces.

    ataque grande (Y terreno similar) un trabajo previo de envergadura para garantizar que tengamos depredadores en la zona. Puntualmente ferramol.

    y DESDE LUEGO, comprobar lo de la carencia de hierro y fósforo como posible causa de tantas ansias devoradoras.

    … y de PAJILLA MENTAL, nada. Mavi, estás haciendo un trabajo impresionante (Que yo no me atrevería a poner en práctica, por cierto) y la verdad es que tengo ganas de escaparme un día y ver tu vergel en acción. Lástima que estemos tan lejos.

    #2218

    Iturralde
    Participante

    Hola Paco y compañía,

    antes de trasplantar (quizás algo tarde) verduras para este invierno y en un día de lluvia, estuve pensando que las hordas de limacos y babosas podrían estar al acecho esperando a las jóvenes plántulas que en breve iban a aparecer frente a sus morros. Así, y reviviendo la guerra que me dieron en primavera, empecé a rememorar las diferentes medidas para poder hacer frente a la posible invasión: extractos de diferentes tipos, la lanza, cáscaras de huevos… y en esto que me dije “si supuestamente funcionan las cáscaras como medida disuasoria ¿no podría funcionar igualmente la árgoma?

    Así es que he “instalado” la maleza en los bancales. Lo he hecho de dos modos diferentes:

    1.- En todo el perímetro

    2.- Unicamente bordeando la planta.

    Hasta ahora, me da que la fórmula del perímetro funciona para limacos pero no para pequeñas babosas (o para limacos que ya pueden estar bajo el acolchado antes de poner la árgoma).

    La segunda opción, a bote pronto, creo que puede ser más efectiva.

    Claro está, creo que esto es aplicable a micro-explotaciones tipo (tal y como Paco definió un día) “Srta. Pepis”.

    Me gustaría decir a voz en grito que la solución no podía estar más cerca, pero me callo y vamos a ver primeramente cómo va el asunto.

    Saludos.

    #2220

    paco
    Jefe de claves

    La verdad es que, al margen del resultado, queda que da gusto verlo- Por desgracia, me temo que no se muy eficaz para estos bichos que se arrastran y que cualquier agujero/hueco les basta para entrar. Pero crucemos los dedos.

    ¿No te animas con el tema de poner alguna planta con los restos de pescado para comprobar si, como dice Jesús, la carencia de fósforo atrae a estos “enemigos”?

    De todos modos el ataque de otoño no es ni la décima parte del que se da en primavera.

    #2222

    Iturralde
    Participante

    Ya he llevado a cabo todo el trasplante pero me haré con nuevas plantas y, como dices, pondré a prueba con el pescado.

    Lo que dices también es cierto. Aunque sí que he visto algunos limacos, la población es considerablemente menor que en primavera.

    Veremos a ver qué pasa.

    Saludos.

Viendo 13 publicaciones - del 16 al 28 (de un total de 28)

Debes estar registrado para responder a este debate.

Publicado en